Skip to content

Trasductor. A la caza de la posidonia

October 6, 2016
img_9399
Para desarrollar el trasductor, seguí investigando a través del alambre. Sin embargo, después del objeto de la semana anterior, debía afinar un poco más el tema de la flotabilidad y la estabilidad frente a las olas. Por ese motivo, decidí investigar también con los materiales del trasductor.
img_9420
Así, trabaje con el moldeado y entrelazado del alambre (más rígido que el anterior), con el fin de crear una cesta en las que las algas pudieran engancharse y almacenarse. Para aguantar esas “cestas”, me hacía falta una superficie flotante que permitiera que el alambre no se hundiera y enterrara en la arena. Creé una balsa a partir de cuñas de madera que aguantaban estas estructuras, sin embargo, para reforzarlas y asegurar la flotabilidad, ensamble dos vasos pequeños de plástico que me creaban unas bolsas de aire que ayudarían en gran medida. Por último, lo único que añadí fue un mástil en el que sujeté un mechón de pelo (de peluca) con el fin de que sirviera de testigo e indicara la dirección y fuerza del viento para incluirlo en los resultados obtenidos.


Planteé dos tipos de métodos de captación de algas: uno estático y otro dinámico. El estático te permite la geolocalización de los puntos de estudio y cabe pensar que permite un mejor mapeado de la zona, sin embargo, el tiempo de exposición para poder ser coherente con los fenómenos de la costa y los movimientos de las algas, es mayor que en el dinámico. Éste último te permite crear rutas de recogida cuyos resultados se asemejan más a lo que estás viviendo (mayores densidades que otras dependiendo de la zona etc.) y sobre todo, este método dinámico, permite más el disfrute ya que el trasductor funciona como medio de interacción entre tú y las algas, cosa que no pasa en el método estático ya que tu interacción solo se encuentra en el momento en el que depositas el trasductor y cuando lo recoges.
img_9427
Los resultados obtenidos fueron de los más variados. Por un lado, con el método estático, las mareas alteraban más la cantidad de algas que se enganchaban y por lo tanto funcionaba más como la sedimentación de las algas en la costa: a mayor tiempo más algas (no fue lo mismo dejarlo diez minutos, que una hora). Y por otro, por el método dinámico, los resultados fueron más esperanzadores también en parte porque fue con los que más interactuamos. Dependiendo de la distancia desde la orilla a mar adentro, había mayor cantidad de algas o no (concentrándose estas principalmente en una banda a pocos metros de la orilla) y las cestas que diseñé captaban más algas.
En definitiva, con el tarsductor me permito observar la cantidad de algas en la sección elegida y medir los tiempos y condiciones de recogida, teniendo en cuenta así los intervalos de exposición, las velocidades, los movimientos, etc.
Advertisements

From → Uncategorized

Leave a Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: